VIAJAR AL EXTRANJERO COMO DERECHO DE ESPARCIMIENTO DE LOS INFANTES

Los principales asuntos que se litigan en los juzgados familiares son los referentes a los derechos de los niños, niñas y adolescentes; entre estos derechos se encuentra el correspondiente a las actividades recreativas y culturales, los cuales trascienden cuando alguno de los padres no permite que el infante salga de vacaciones al extranjero por temor a su sustracción; sometiéndose a la determinación de un juez.

De acuerdo con la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el desarrollo de los menores debe entenderse desde el concepto holístico que implica el desarrollo físico, mental, espiritual, moral, psicológico y social. El Estado, a través de sus autoridades, debe velar por la protección de los derechos de los niños, garantizando su sano desarrollo al fijar medidas especiales orientadas a tutelar el principio superior del menor.

Por ello la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al analizar y resolver el recurso de revisión 4075/2016, determinó que obligar a uno de los progenitores a dar su autorización para que un menor salga de vacaciones al extranjero es acorde al interés superior del menor por formar parte del derecho de esparcimiento de los niños por dos razones concretas: 1) favorece la convivencia con la familia ampliada y 2) contribuye al desarrollo integral de los menores a través de la formación de su cultura general.

El interés superior del menor es un concepto jurídico indeterminado, por lo que les corresponde a las autoridades analizar las características de cada caso acorde con los hechos y circunstancias que los originan.

En esta tesitura y de acuerdo con lo establecido en el artículo cuarto constitucional, el Estado tiene la obligación de promover y proteger el derecho de los niños a una vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento que le permitan un desarrollo integral, máxime el derecho de toda persona a ejercer sus derechos culturales.

En consecuencia, al ejercer el derecho de un menor de viajar al extranjero, se debe realizar al amparo del interés superior del menor con relación a su derecho de esparcimiento, para evitar que se restrinjan derechos esenciales que forman parte de la faceta de formación cultural de los menores.

Por Elizabeth González | 27/11/2018